Ir a página principal de Iniciativa Socialista
Ir a archivo de documentos
 

EE.UU. y los Derechos Humanos en Latinoamérica

Ángel R. Kauth

Artículo publicado en Iniciativa Socialista número 54, otoño 1999.
Primera parte de un trabajo que terminará de publicarse en I.S. número 55


Según una nota publicada por L. Hauggard (1997), en algún momento de la administración Clinton se ordenó la desclasificación y publicación parcial de siete Manuales (1) utilizados por el Pentágono y el Departamento de Defensa de ese país. Los mismos fueron empleados para enseñar técnicas de contrainsurgencia con una clara intención de hacer frente a los movimientos liberadores que estaban recorriendo América Latina, al igual que el fantasma marxista que recorría Europa durante el siglo XIX. Fueron ofrecidos a la luz pública el 26 de septiembre de 1996. Rápidamente, fueron visualizados por los analistas como los documentos que utilizó la tristemente célebre Escuela de las Américas, que tuvo su asiento en la Zona del Canal de Panamá desde 1946 a 1984, fecha en que fue trasladada a territorio norteamericano, en el Estado de Georgia. En este lugar vale la pena hacer una disgresión. El hecho de que la Escuela haya salido de la Zona del Canal no significa que éste se haya desmilitarizado. En 1992 tuve la oportunidad de visitar Panamá por cuestiones relacionadas a mi quehacer universitario. Para mí, como para muchos otros millones de latinoamericanos, la “cuestión” de la soberanía sobre los territorios ocupados por los norteamericanos en los alrededores del Canal de Panamá es incuestionable en favor de quienes tienen legítimamente la potestad sobre el mismo, es decir, el pueblo panameño.
Llama la atención al visitante extranjero el alto nivel de criminalidad que se vive en las calles de la Ciudad de Panamá. Esto no puede ser leído ligeramente como una atribución causal a la maldad “instintiva” del pueblo panameño. Muy por el contrario, en realidad esa situación de peligro que vive el visitante -y también el nativo- es producto de la falta de oportunidades que tiene el pueblo para ganarse la vida dignamente. Solamente los sectores oligárquicos y beneficiados con las dádivas norteamericanas pueden estar satisfechos con que se prolongue la “soberanía” de aquellos sobre ese territorio.
Es indignante, hasta para el menos sensible, observar la soberbia y arrogancia con que circulan los uniformados verde oliva del Ejército Norteamericano de ocupación. Sin haber sido testigo presencial de los tristes y nefastos episodios que se produjeron para derrotar al General Noriega, hasta el menos advertido puede observar el rencor que guarda el pueblo panameño para con el invasor. He hablado con infinidad de personas, sobre todo de los sectores más desprotegidos y pude encontrar en su discurso el reflejo de lo que vengo de describir.
Sobre este tema del Canal no se trata de derechos ya negociados, simplemente se trata de derechos inalienables de un pueblo que no quiere estar dividido por una fuerza de ocupación. La visión del Canal me recordó al tristemente célebre Muro de Berlín. Y el Muro no “se cayó”, como dicen los apologistas de la política yankee. Al Muro se lo volteó con el protagonismo del pueblo alemán. La situación militar no es la misma para un caso que para el otro. Panamá no está enfrentada de un lado y del otro por fuerzas contrapuestas. Pero Panamá tiene la voluntad de un pueblo que quiere rescatar lo suyo y, además, cuenta con la solidaridad de los pueblos latinoamericanos para esa empresa. No estoy hablando de los gobiernos entreguistas y vendepatria que nos gobiernan. Se trata del pueblo latinoamericano. Panamá puede recuperar lo que es suyo y que es nuestro también. El Canal de Panamá no es solamente una cuestión de los panameños, se trata de un tema que hace a la dignidad de todos los latinoamericanos que nos sentimos avasallados por el gendarme del Nuevo Orden Internacional.
En 1997 se estaba pensando -con vistas al año 2000 en que USA debería retirarse, en función de la firma del Tratado Torrijos/Carter- en hacer en la Zona un Centro Multilateral Antidrogas y que el mismo sea de administración civil. Esto viene a cuento de los intentos de USA por frenar al tráfico de drogas en la región, pero como para eso necesita la presencia de personal represivo, entonces dicho centro pensado como civil podrá contar con expertos militares. Es decir, EE.UU. se va de la región en función de un Acuerdo previo... pero se queda.
Mas, volviendo al tema que nos ocupa, debo señalar que se calcula que en dicha Escuela -instalada en Panamá y de formación militar- estudiaron y fueron entrenados más de sesenta mil oficiales, suboficiales y agentes de la llamada contrainteligencia latinoamericana (2). Pareciera ser que los Manuales que vamos a recorrer fueron redactados en 1987 por oficiales de inteligencia de USA (3) pero sus orígenes pueden hallarse en la década del ‘60 a través del Proyecto “X”, el cual pretendía ser de asistencia en inteligencia al exterior, por parte del Ejército de USA. El mismo fue de alguna manera desactivado por la administración del Presidente J. Carter (1977-1981), la cual veía en estos intentos una forma de apoyar a los gobiernos antidemocráticos de la región. Esto no obedeció a la “bondad” íncita de aquel Presidente, sino a que entendía que estratégicamente no convenía a los intereses de USA la presencia de gobernantes antidemocráticos. En el lenguaje no muy críptico de los analistas políticos norteamericanos, Carter y sus asesores eran definidos como “palomas”. Pero a Carter le sucedió el Presidente R. Reagan -calificado por los mismos analistas como “halcón”- quien ordenó reactivar y acelerar la puesta en marcha de los planes de acción represiva directa en América Latina. No tuvo mayormente éxito, ya que fue precisamente durante su gestión cuando recuperaron la democracia -merced al protagonismo popular... y a la buena voluntad de USA que entendía que de esta nueva manera defendía mejor sus intereses- los países territorialmente más grandes de `nuestra’ América y con mayor poderío económico relativo para los sacrosantos intereses norteamericanos.
Respecto a la categorización en halcones y palomas, es necesaria una aclaración. Tales categorías han sido abiertas for export, es decir, para que los pueblos dependientes crean que les convienen gobernantes del Partido Demócrata -que están más cerca de ser categorizados como palomas- que los del Partido Republicano, que tradicionalmente han sido identificados como halcones. En realidad, para nuestras particulares situaciones de pueblos excluidos y colonizados esta diferenciación resulta ser baladí e inoperante. Ambas aves plumíferas tienen los mismos objetivos -en lo político, no en lo avícola- cual es el de lograr el dominio del mundo por parte de USA. En algo cambian las estrategias y tácticas a aplicar, pero en definitiva, son “el mismo perro con diferente collar”(4). Por favor compatriotas hispanoamericanos, no nos confundamos, cualquier bicho parecido a lo humano que venga volando desde el Norte debe ser considerado como un ave de rapiña que tiene toda la intención de depredar nuestros territorios.
En la redacción de los Manuales que vengo tratando, no fue ajena la siniestra y terrorífica CIA, que ya en junio de 1963 había redactado un “Manual” de contrainteligencia referido a cómo hacer interrogatorios y que fue -en buena parte- base de los que son motivo de análisis. Sobre la actuación de la CIA en estas tareas ha habido múltiples denuncias, pero quizás la más notable fue la que hizo García Lupo (1983), en Sudamérica, con respecto a las maniobras que aquella llevó adelante para derrocar al gobierno constitucional de Salvador Allende. Sin embargo, la que alcanzó mayor difusión fue la que se destapó en los propios EE.UU. cuando se tomó conocimiento que la Agencia había entrenado a los “contras” nicaragüenses en el uso de recursos psicológicos para sus operaciones contra el gobierno de Daniel Ortega.
Retomando el tema central, es preciso apuntar que buena cantidad de lo que aprendieron aquellos militares entrenados por USA, los cuales contaban con una altísima vocación de cipayos coloniales -y consecuentemente de anticomunistas declarados- estaba escrito en los manuales que se analizarán más adelante. Los mismos fueron titulados de la siguiente manera: “Manejando las fuentes”, “Contrainteligencia”, “Guerra revolucionaria guerrillera e ideología comunista”, “Terrorismo y guerrilla urbana”, “Interrogatorios”, “Inteligencia de combate” y “Análisis I”, los que en total superan más de mil páginas (5).
Es deber reconocer que en la desclasificación realizada por funcionarios del Departamento de Defensa norteamericano, se tuvo que admitir que en varios párrafos de dichos Manuales, se contenía información “que no es consistente o que podría ser considerada como no consistente con la política de EE.UU.”. Sin embargo, quienes han tenido acceso a dichos materiales, afirman que son muchas más que unas pocas frases las que pueden ser consideradas inconsistentes con la política “democrática” que los EE.UU. han tratado de difundir soto voce por el mundo. La lectura de dichos Manuales permite observar que esto es así; pero no debe llamar la atención de nadie medianamente avisado acerca de cómo son los juegos de los discursos políticos: por un lado se dice una cosa y por el otro se afirma su contrario.
Asimismo, también es preciso reconocer que dicho proceso de desclasificación fue producto de una alta presión de la opinión pública norteamericana, especialmente de las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos -las que se reflejaron en el seno del Congreso- para conocer qué es lo que había de cierto en las acusaciones que se vertían sobre tales acontecimientos. Obvio es añadir que también en esto tuvo bastante que ver la participación de la prensa de aquél país en sus demandas por conocer lo sucedido.
También es preciso recordar que los errores que se reconocen en el informe son adjudicados a razones baladíes, tales como “ el continuo cambio de personal en varias instituciones”, a lo cual se agrega que de la lectura de tales documentos no se desprende que los mismos se deban “a un deliberado intento de violar las políticas del Departamento de Defensa”. Es decir, en definitiva, nadie fue culpable ni nadie resulta responsable de los “errores” admitidos, por consiguiente, no habrá sanción para nadie. Centenares de miles de campesinos, estudiantes, trabajadores y políticos fueron torturados y masacrados salvajemente con las enseñanzas recibidas, pero responsables a los que se les apliquen las sanciones penales correspondientes... ¡eso nunca!
Los EE.UU. de Norteamérica siempre tuvieron un discurso público que hacía hincapié de manera extremada en su hábito democrático y en las conductas políticas de tal raigambre. Sin embargo, la historia de las intervenciones imperialistas de aquél país por América Latina y en el mundo entero está plagada de episodios que con roja sangre de mártires nativos ha borrado tales pretensiones de dichos y eufemismos sospechosamente, por cierto, no muy democráticos. En cualquier película que relate episodios guerreros, made in USA, es posible observar cuán bien sus soldados y bellas enfermeras tratan a los prisioneros, a la par que se manifiesta el profundo respeto que tienen por los mismos, sobre todo cuando se trata de heridos de guerra -particularmente mujeres y niños- que han sido lesionados o muertos por balas salidas de fusiles empuñados por sus hombres armados hasta los dientes.
Al hacer el análisis del discurso sobre política exterior de los EE.UU. es preciso que se tenga presente que prácticamente finalizada la I Guerra Mundial, azuzaron su ánimo expansionista por el orbe. La lectura de sus documentos históricos permite visualizar que son más las constantes que las variantes que los han llevado a ser la gran potencia imperial contemporánea. No se le debe escapar a nadie que no es posible arribar a la cresta del mundo con políticas variables o “veletas”, muy por el contrario, es preciso mantener una férrea constancia de las diferentes administraciones que lo gobernaron. “Los persistentes y frecuentemente invariables rasgos de la política exterior de los EE.UU. están muy arraigados en las instituciones estadounidenses y en la distribución del poder en la sociedad interna de los EE.UU.. Estos factores determinan un restringido marco para la formulación de políticas con pocas posibilidades de desviaciones” (Chomsky, 1988).
Sin embargo, en los Manuales no se hace referencia alguna a la participación y compromiso de las Fuerzas Armadas Norteamericanas, simplemente se alienta a que los sicarios de aquellas utilicen lisa y llanamente la táctica de ejecución de enemigos (6), el soborno a confidentes y de asesinos profesionales por el encargo de la muerte de “enemigos” ideológicos, como así también de los intereses económicos norteamericanos -lo cual desarrollaré en el próximo párrafo-; el chantaje de funcionarios corruptos de los países dependientes; el uso y abuso del suero de la verdad para obtener información de prisioneros tomados en combate o simplemente que fueron secuestrados de sus domicilios -o lugares de trabajo- ilegalmente y, también, el uso de la tortura, con el doble objetivo de amedrentar y de sacar información, lo que está explícitamente prohibida por la Convención de Ginebra. Es preciso recordar que a la misma ha adherido el gobierno estadounidense, pero que viola tal adhesión reiteradamente de manera indirecta, haciendo para tal fin actuar en tales actos ofensivos a la protección de los Derechos Humanos a agentes nativos de los países ocupados formados ideológica y militarmente por ellos.
Lo de los intereses económicos norteamericanos, que marcara en el párrafo anterior, es crucial tenerlo en consideración para entender el sentido de lo que se viene desarrollando. Ya el propio ex presidente W. Wilson -tristemente célebre por haber hecho intervenir a los EE.UU. en la Gran Guerra de 1914- lo dijo enfáticamente, “Las colonias deben ser adquiridas o instauradas, para que ningún rincón útil del mundo sea pasado por alto o dejado en desuso” (Chomsky, 1988, pág. 30). En estas líneas transcriptas, queda claro que todo vale: comprar o robar, componer o imponer; al igual que se hace lúcida la concepción de que el mundo y quienes lo habitan deben ser útiles... para los norteamericanos, si así no lo fuera no hay reparo ético alguno en hacerlos desaparecer de la faz del planeta. Es la política del pragmatismo en su más alta expresión de que lo que se desea se alcanza por medios legalmente convencionales o, en caso contrario, a través del uso de medios arteros, los que se pueden sintetizar en “me das lo que es tuyo o te lo robo y, si es preciso matarte para obtener lo que deseo, así lo haré”.
Todo esto debe ser entendido bajo la pretendida filosofía del disciplinamiento, es decir, los pueblos que no hayan comprendido de manera suficiente y acabada cuál es el papel que les toca actuar en el marco de la gran aldea global, deberán aceptar ser colonizados por las “malas”, sufrirán invasiones externas o serán atacados por sus propias fuerzas de seguridad. Las mismas que ellos sostienen con sus impuestos, pero que no están a su servicio, sino que han puesto sus lealtades al servicio del imperiocapitalismo. Vale decir, bajo la última fórmula aparece el robo, el saqueo y la matanza de personas por parte de sus propios compatriotas o de fuerzas invasoras extranjeras. Si han sido capaces de entender el mensaje enviado por el Nuevo Orden Internacional, entonces sufrirán el robo y el saqueo producido por los sicarios vernáculas del imperiocapitalismo, pero en este caso el número de muertos será mínimo en comparación, ya que solamente serán masacrados aquellos que se opongan al proyecto colonizador que viene atado de las manos de las inversiones extranjeras, cuya seguridad -concepto clave en este quehacer- debe ser mantenida a rajatablas y sin miramientos éticos acerca de quienes deben ser sacrificados en el logro a alcanzar, que es su protección.
Una de las palabras claves y que se utiliza eufemísticamente en los textos en cuestión es la de neutralizar a los “enemigos”, es decir, ejecutarlos o destruirlos a través del descrédito público. Los “objetivos” a neutralizar -en la época de los años de “plomo” sufridos por “nuestra” América- eran los miembros de las organizaciones sindicales y estudiantiles que fueran levantiscos, vale decir, que enarbolaban la bandera del antiimperialismo en su lucha por la liberación de sus pueblos. Asimismo, aquellos militares que recibieron -y reciben, en la actualidad en menor medida o con menor intensidad- entrenamiento en dicha escuela, también aprendieron a infiltrarse y mimetizarse con los miembros de organizaciones defensoras de los derechos humanos e inclusive religiosas, que transitaban por los caminos de lo que en dio en llamarse teología de la liberación. De todo esto en Argentina hemos tenido ejemplos por demás burdos, pero el más alarmante y deleznable fue el del Capitán de la Armada G. Astiz, el cual se introdujo en la incipiente organización de lo que luego fue Madres de Plaza de Mayo, con el argumento de que él tenía un pariente desaparecido por la dictadura del “Proceso de Reorganización Nacional” y, merced a tal ardid, logró averiguar los nombres de quienes “conspiraban” en la Iglesia de Santo Domingo, en el centro de Buenos Aires.
Para el análisis de estos discursos contradictorios (Rodríguez Kauth, 1993, 1995, 1997a), en los que por un lado se está diciendo una cosa y por otro lado se expresa, de modo verbal o conductalmente, una no cosa, puede ser interesante trabajar con la metodología que utiliza Schöttler (1995). Es decir, que bajo tal lectura, es posible observar que para los norteamericanos la Justicia es un bien importante en su sistema político, pero eso no quiere decir que la aplicación y vigencia de la misma les interese un rábano en otros países, sobre todo cuando quienes van a ser objeto de actos que están por afuera de los cánones internacionales del derecho positivo son posibles adversarios de sus intereses económicos (Chomsky, 1996) y también de los intereses políticos, sobre todo los acontecimientos ocurridos en el (des)orden internacional durante el período de la Guerra Fría(7).
En los Manuales se presenta una contradicción básica en la argumentación en sí misma con la praxis de trabajo militar. En defensa de los valores democráticos que representan los EE.UU., se articulan metodologías de combate que resultan ser eminentemente antidemocráticas, dicho esto en un sentido filosófico, así como de lo que eufemísticamente se conoce por acción directa. No entra por lado alguno dentro de la ética democrática el uso de la tortura, de la ejecución de “enemigos”, el reclutamiento de agentes para la denuncia, la infiltración, etc.; ninguna de éstas suelen ser prácticas concebibles dentro de esquema ético alguno que tenga pretensiones de democrático.
Al igual que en el Cambalache discépoleano, en los Manuales no solamente se mezclan los objetivos, sino que hasta se los llega a confundir. Resulta ser un “enemigo tan peligroso” la oposición civil a un gobierno títere de USA, como la utilización de las metodologías terroristas por parte de los grupos hostiles a tales gobiernos. Todo lo cual significa un soberano disparate (Rodriguez Kauth, 1995b) desde cualquiera sea el ángulo que se lo analice. La oposición civil a un gobierno no democrático, o que no legisla en tal sentido, sino que hace uso y abuso de los mecanismos no democráticos del autoritarismo, está perfectamente contemplada en la Constitución de cualquier país que no haya confeccionado la misma para servir a los intereses del déspota. Y en esta evaluación confusa entran en una misma bolsa los partidos políticos legítimamente constituidos, los sindicatos, los representantes de iglesias que no dicen “amén” a los dictados del Poder, los universitarios y hasta la literatura(8).
Nada de lo que aquí se relate con respecto a las instrucciones ofrecidas por los Manuales nos es extraño a quienes tuvimos que soportar y sufrir, a lo largo y a lo ancho de nuestra sufrida Latinoamérica, tales actos de barbarie impía. Sin embargo, estimo que es oportuno y necesario refrescar la memoria abundando en datos, para que no se crea ingenuamente que nuestros genocidas operaron sólo desde su capricho sanguinario -el cual estuvo presente- sino que pusieron en marcha al mismo bajo precisas consignas bajadas desde USA y con la venia de sus mentores y protectores.
Bajo el imperio de tal metodología se construyeron “listas negras”, al mejor estilo nazi de la década del ‘30, cuyo uso es recomendado en tales Manuales. El autor de esta nota puede dar fe de cómo fue incluido en dos de las mismas. Fui dejado cesante en el cargo de Profesor en la Universidad Nacional de San Luis, por haber estado detenido por las “fuerzas de seguridad” al sospecharse mi supuesta actividad subversiva (9) con lo cual se me prohibió todo tipo de trabajo en el quehacer académico. Entonces me puse a vender libros en forma domiciliaria. Un día me llaman de la Delegación de la Policía Federal para decirme que no podía continuar vendiendo unos títulos de Freud que llevaba en mi librería portátil: el auto. Como un perfecto idiota pretendí argumentar que esos libros los vendía también una librería céntrica propiedad de un conocido adheriro a los gobiernos de turno. Como toda respuesta, recibí una soberana pateadura y la explicación posterior fue que él podía vender cosas que yo no podía (sic). Así de sencillo y de contundente, como para que pueda comprenderlo hasta un imbécil.
Lo interesante -y perverso- de aquellas “listas negras” es que metían a todos en un mismo saco. Es decir, si bien es inaceptable cualquier forma de organización de tales “listas”, sin embargo, desde una lectura lógica resulta absurdo mezclar en las mismas a terroristas con individuos o grupos sospechosos de simpatizar con el “enemigo”... de USA. Pero esto servía a los intereses norteamericanos en tanto y cuanto no se podía escapar ninguno que estuviera operando bajo una “pantalla”.
Un lugar especial ocuparon los refugiados de países vecinos que venían huyendo de las dictaduras que allí ya se habían instalado. Caso común en Argentina fueron los chilenos, uruguayos y paraguayos que huían de sus respectivas dictaduras. Muchos de ellos tuvieron que volver a huir a lugares “más santos”, aunque algunos no pudieron hacerlo porque les llegaron primero las balas de los sicarios del régimen. Estos refugiados eran recomendados por los Manuales a ser perseguidos y eliminados, ya que, debido a la lógica pre-homínida que utilizaban, si habían huido de sus lugares de residencia habituales... por algo habría sido. Esta última fue una frase que se hizo célebre durante la dictadura del Proceso Militar. Buena parte de lo que estoy relatando fue escrito ya hace tiempo por Rogelio García Lupo (1983) en referencia a lo que ocurrió en Chile antes de la caída del Gobierno constitucional por el régimen de facto del todavía vigente -de una forma o de otra- General Pinochet.
Universidades y universitarios también eran objeto de recomendación de los Manuales de tenerlos bajo sospechas fundadas, ya que en las primeras se tenía la mala costumbre de estudiar y -a veces- hasta de pensar, en tanto los segundos tenían la peor costumbre de enseñar y, lo que enseñaban, podía ser peligroso para las virginales mentes de sus alumnos... pero sobre todo para los espurios intereses de quienes alentaban desde el exterior los afanes represivos internos. En este tema también vale recordar la infiltración como alumnos en el espacio de las universidades de agentes de “inteligencia”(10). Sobre el tema de los “infiltrados” también puedo ejemplificar con una anécdota personal, aunque perteneciente a una dictadura militar anterior, la del General Onganía. En esos momentos tuve que soportar una “tenue” persecución debido a que un alumno fue con la alcahuetería de que yo hacía “pensar feo” a los alumnos durante el desarrollo de las clases. Resultado: una severa advertencia de que esto no debía volver a ocurrir de parte del administrador civil de la Universidad.
Otra técnica utilizada era la de amedrentar a alumnos detenidos para que denunciaran -normalmente bajo el amparo del secreto o de la carta “anónima”- el nombre de profesores que “decían cosas feas”. Esto último fue lo que me costó estar detenido durante la dictadura militar del General Videla y CIA(11), a confesión posterior del propio alumno que me denunció. Puedo dar fe de que para el Teniente Coronel bajo cuyas órdenes estuve detenido, yo era un “comunista hijo de puta”, según sus decires con que cotidianamente iniciaba los interrogatorios. Pero aquél no fue un caso aislado. Estos siniestros personajes veían comunistas hasta en la sopa, cualquiera que se opusiese al clima de terror estatal que se había impuesto era sospechoso de ser comunista. La lógica maniquea reinaba en todo su esplendor... o eras comunista o tenías claras conductas de vocación anticomunista. La primera se manifestaba en cualquier signo o gesto de rebeldía, la segunda se testimoniaba llevando datos y denunciando a amigos, vecinos o compañeros de trabajo o estudio. Los militares tenían impunidad para alentar estos actos deleznables, para luego torturar y matar a quiénes habían caído en desgracia (Amado, 1993).
Y con esto se cumplía uno de los objetivos fundamentales de los planes trazados desde la Escuela de las Américas: romper, destruir los lazos de la solidaridad social entre los miembros de una comunidad. Y en Argentina bien que lo han logrado, hoy, a más de 20 años del Golpe de Estado, la solidaridad es un valor devaluado entre los argentinos que, según el propio gobierno actual, votamos más con el bolsillo -”ética de la convicción”- que con la ética de la responsabilidad (Weber, 1929), siendo esta última uno de los representantes simbólicos de la vigencia de la solidaridad.
Aquella persecución de “comunistas” no fue casual por parte de los agentes nativos de los intereses imperiocapitalistas. En la “teología política” estadounidense, la definición de “comunistas” es sumamente amplia y equívoca(12). Nada tiene que ver con las definiciones conceptuales de ser comunista desde una lectura política, social o económica; en todo caso es un buen adjetivo para anatemizar a todo aquel o a todos aquellos grupos de individuos que se oponen de manera manifiesta o implícita a la presencia de los intereses económicos norteamericanos en sus territorios, en tanto y cuanto estos son representantes de un sistema de explotación y robo de la fuerza de trabajo y de los recursos naturales nacionales. Es decir, quien o quienes intenten utilizar sus recursos laborales o naturales para el propio desarrollo y crecimiento de sus pueblos o naciones, son automáticamente definidos como “comunistas”, ya que no se insertan dentro del esquema global comandado por los EE.UU.. En este sentido es conveniente recordar que “los EE.UU. son consecuentemente “anticomunistas”, mientras sólo son selectivamente antifascistas” (Chomsky, 1988, pág 24). Pruebas al canto han sido las buenas relaciones internacionales que los diferentes gobiernos norteamericanos han mantenido con gobiernos fascistas como los de las dictaduras latinoamericanas durante las décadas de los ‘70 y ‘80, como así también el mantenimiento y visto bueno de gobiernos fascistas y dictatoriales en el suroeste asiático desde terminada la Segunda Guerra Mundial. Tampoco en este período escapa la aparentemente impoluta Europa (13) ya que durante dicho momento histórico debe recordarse la escalada contrainsurgente norteamericana en Grecia, que sirvió de trampolín para la futura operación masacre en Vietnam. El caso vietnamita fue una enciclopedia de paradojas, la más notable es que los EE.UU. se encontraban operando en la Península de Indochina para proteger a los vietnamitas de una ¡”agresión interna”!
Cosa semejante se anunció cuando la pretendida escalada protectora/invasora en El Salvador, la cual se repitió por una y mil veces en sus intervenciones militares de ocupación en todas partes del mundo, menos en los propios EE.UU., donde las Fuerzas Armadas tienen prohibido intervenir en asuntos internos. Por tal razón resulta por demás suspicaz que la Oficina Federal de lucha contra la Droga (DEA) y el gobierno norteamericano aconsejen a los países latinoamericanos que hagan intervenir a sus Ejércitos en la lucha contra la droga que es impulsada desde Washington, aunque ellos no usan a sus ejércitos en tal tarea... porque lo tiene expresamente prohibido. Lo que está prohibido para ellos a causa de que atenta contra el orden legal y constitucional, es perfectamente aplicable en colonia, donde esos argumentos son minucias.
 

NOTAS

(1) Escritos en español, para que sus lectores no pudieran alegar ignorancia del idioma.
(2) Si se quiere hacer un juego polisémico, se puede decir que la contrainteligencia es sinónimo de imbecilia, en una escala de cociente intelectual.
(3) Igual que los condones: primero te usan y luego te tiran.
(4) Para seguir utilizando metáforas animales, que son las que mejor les caben a nuestros mandantes del Norte.
(5) Con un poco de humor -que siempre es necesario, aún para matizar temas tan escabrosos como el que se está desarrollando aquí- se puede pensar en el trabajo que debe haberles costado, y en el disgusto consecuente, a los militares latinoamericanos dicha tarea, ya que nunca fueron adictos al estudio ni a la lectura. El subversivo -por sus actuaciones contra gobiernos democráticos- ex Coronel argentino Aldo Rico, llegó a decir en una oportunidad que la soberbia de la “duda” era el gran vicio de los intelectuales.
(6) Léase guerrilleros armados o simplemente personas que piensan feo, es decir, diferente a lo que ellos quieren que se piensen (Rodriguez Kauth, 1992).
(7) La cual fue recalentada en más de una oportunidad: Corea, Vietnam, Grenada, etc).
(8) En la Universidad Nacional de San Luis se llegó al colmo de llevar a la hoguera -al mejor modelo Torquemada- unos ejemplares de un libro de Marx... y Hillich, ¡que trataban sobre las teorías psicológicas contemporáneas!. El fanatismo por cumplir con las órdenes de los déspotas, llevaba -y lleva- a cumplir con cualquier ex abrupto.
(9) Que si fue cierto no lo voy a confesar en lado alguno, por razones más que elementales.
(10) Pido perdón por poner inteligencia entre comillas, pero es que aún me resulta cómico pensar que aquéllos que dicen pertenecer a la “inteligencia” de una fuerza militar o de seguridad, sean más brutos que los asnos.
(11) La abreviatura de compañía no fue casual.
(12) Este equívoco semántico tampoco es casual o azaroso, tiene sus razones por demás tácticas y estratégicas.
(13) Lugar dónde ocurrieron las matanzas más sangrientas de la historia de la humanidad.
 

BIBLIOGRAFIA:

 
Ir a página principal de Iniciativa Socialista
Ir a archivo de documentos