Ir a página principal de Iniciativa Socialista
Ir a archivo de documentos

Las mujeres y el 12-M

Hablando con... Dolores García-Hierro

Entrevista publicada en Iniciativa Socialista número 56, primavera 2000. Dolores García-Hierro ha sido diputada socialista durante la legislatura 1996-2000 y figura nuevamente en la candidatura del PSOE al Congreso de los Diputados por Madrid. Es, también, una conocida feminista, dirigente de Mujeres Progresistas.

I.S.- ¿Qué consecuencias ha tenido la decisión del Partido Socialista para presentar candidaturas paritarias entre hombres y mujeres? ¿Qué reacciones internas ha provocado?

D.G.H.- Yo creo que se trata del hecho más novedoso e importante en cuanto a la renovación de las candidaturas socialistas parav el Congreso y el Senado. Hace no mucho tiempo, en 1988, las mujeres socialistas logramos que se aprobará la cuota de un mínimo del 25% de representación de cualquier sexo en las candidaturas, aunque entonces no se garantizaba que esto se aplicase en los puestos de salida. Desde entonces, hemos recorrido un camino difícil, desde el esfuerzo en nuestro quehacer institucional, en el movimiento feminista, como mujeres comprometidas. Hemos mantenido un espíritu muy reivindicativo, porque esta postura no era comprendida por algunos compañeros en el partido, ya que desplazaba a algunos de ellos de las listas, pero tras doce años puede decirse sinceramente que la paridad ha sido interiorizada mayoritariamente. En esta ocasión no ha provocado un trauma, ni un conflicto, el que se asumiese que todas las listas tenían que ser paritarias, incluso en los puestos de salida.

También ha jugado un papel importante la figura de Almunia, una persona convencida desde hace años. Recuerdo que en momentos muy importantes, en los debates en el comité federal sobre las modificaciones estatuarias necesarias, tanto él como Felipe González apoyaron de forma definitiva.

Desde el primer momento, el candidato socialista a la presidencia del Gobierno ha dicho que quiere que en todas las listas se aplique, no solamente la democracia paritaria en el sentido de que ningún sexo tenga una representación inferior al 40%, sino el criterio coloquialmente conocido como "lista cremallera". Esto ha sido muy importante, porque, en general, en nuestras candidaturas van alternándose un hombre y una mujer, o una mujer y un hombre.

Me parece muy importante que Almunia haya apostado por la paridad, aunque siempre hay compañeros que creen que es negativa porque les aparta de las candidaturas. El PSOE presenta unas candidaturas en las que la renovación y las personas con experiencia se conjugan al 50%; yo querría destacar, por ejemplo, la candidatura por Madrid, que tiene la forma de "lista cremallera" y cuenta con destacadas feministas y con una incorporación de mujeres jóvenes muy importantes.

I.S.- ¿Crees conveniente que la paridad tome rango legal, en vez de quedar a voluntad de cada partido?

D.G.H.- Efectivamente, hemos venido trabajando desde el colectivo de mujeres con diversas organizaciones feministas para estudiar cómo puede aprobarse, sin modificar la Constitución, una modificación de la ley electoral que obligue a los partidos a respetar el principio de la democracia paritaria. De una manera teórica, todas las organizaciones políticas asumieron las resoluciones de la cumbre de Pekín en 1995, pero nos encontramos con un Parlamento donde el porcentaje de mujeres no pasa del 25,6%.

El Partido Popular, a pesar de la instrumentalización que hace de la figura de la mujer y del voto de la mujer, a la hora de elaborar sus listas lleva un porcentaje muy pequeño de mujeres. Es verdad que algunas son muy conocidas y salen mucho en los medios de comunicación, pero la realidad es que hoy mismo conocemos por la prensa que la lista encabezada por Aznar sólo lleva ocho mujeres.

Eso significa que, una vez más, la derecha no considera que el papel de la mujer sea relevante. Ellos dicen que no se plantean cuántas mujeres eligen, sino qué mujeres, usando el principio de capacidad. Pero la capacidad no se mide en política como en la Universidad o en unas oposiciones. En política, es la igualdad de oportunidades lo que permite demostrar la capacidad de las personas.

Es necesaria una reforma que incorporé la democracia paritaria, y la llevamos en nuestro programa electoral. Si ganamos las elecciones, cómo esperamos, esa reforma se va a llevar a cabo, como ha sido necesario hacer en Francia. No debemos olvidar nuestro entorno europeo. Muchas organizaciones socialdemócratas aprobaron la cuota, pero muchas veces no ha sido respetada. En la Asamblea Nacional francesa el porcentaje de mujeres es muy pequeño, y ha sido necesaria una reforma de la ley electoral para garantizar que se cumpla el porcentaje de representación por sexo establecido.
 
 

I.S.- ¿Qué baance harías de los cuatros años de gobierno de la derecha, desde el punto de vista de las políticas que más directa y específicamente afectan a las mujeres?

D.G.H.- El balance de la politica del P.P. ha sido negativo para las mujeres en líneas generales. A pesar de tratarse de cuatro años de una expansión ecónomica dada por un desarrollo de la economía mundial, es empleo que se ha creado sigue siendo precario, y las mujeres seguimos siendo el 37% de la Población Activa Ocupada, prácticamente lo mismo que en 1996. Además, en la mayoría de las contrataciones de muejres se trata de contratos parciales, temporales y precarios en actividades consideradas "tradicionalmente" femeninas.

El elemento más importante de liberación y autonomía de las mujeres, y para su integración en la sociedad, es tener un empleo, y eso no se ha cumplido. Dejando incluso de lado que el propósito de las políticas "liberales" es favoirecer las pretensiones del empresariado, lo cierto es que el paro femenino dobla al masculino, y las mujeres con más de 35 años tienen escasas esperanzas de encontra empleo u obtener una capacitación profesional. En lugar de aprobar políticas activas de empleo y formacion, lo que ha hecho el P.P. es vaciar de contenido el INEM y dar fondos públicos a entidades privadas y a las propias Empresas de Trabajo Temporal.

Todo esto tiene que ver con el discurso que hace el P.P. sobre el papel de la mujer. La derecha, aunque se revista de moderna, sigue pensando que el papel fundamental de la mujer es el sostenimiento del hogar, el cuidado de los niños, ancianos, enfermos y personas discapacitadas. De ahí que, en las medidas que plantearon en el Plan de Igualdad presentado a los medios de comunicación el 7 de marzo de 1997 sin que previamente estuviera discutido con las organizaciones de mujeres, las principales medidas propuestas eran más bien de fomento y apoyo al papel tradicional de la mujer en la familia, y no se han desarrollado politicas justamente para lo contrario, para facilitar que la mujer se descargue de esa responsabilidad y pase a ser compartida entre hombres y mujeres. Para eso, además, hay que crear una red de servicios sociales y deservicios públicos que se hagan cargo de esa labor que las mujeres estamos desarrollando.

En aquellos momentos, desde el Grupo Parlamentario Socialista propusimos el reconocimiento de la llamada "economia invisible" dentro de la economía oficial, solicitando que se hiceise una valoración económica de cuánto supone en el PIB español el trabajo que las mujeres aportamos al cuidado de la casa, de los niños, los enfermos, etc. Pedimos también que las mujeres mayores de 45 años pudieran acceder de manera voluntaria a un convenio con la Seguridad Social que les permitiera cotizar un mínimo a efector de poder tener una pensión, algo reconocido en Pekín y que es un principio universal y un derecho individual. El PP no lo aceptó, cuando históricamente ha venido prometiendo el salario para el ama de casa, lo que desde luego no apoyamos.

Recuerdo que Ana Botella, en una aparición pública de esas que hace, no se sabe bien en calidad de qué, prometía en Galicia el salario para el ama de casa justo después de que el Grupo Popular recharaza nuestra propuesta en el Congreso.

Creemos que a la mujer que asume en solitario la responsabilidad familiar lo que hay que darle es la posibilidad de escoger, y para eso tiene que tener a su alcance los recursos sociales que se hagan cargo de sus hijos cuando salen del colegio, etc.

Recuerdo esto porque me llamó poderosamente la atencion que los medios de comunicacion apenas lo recogieron, y sin embargo aquí afecta a más de 6 millones de mujeres de más de 45 años, que abandonaron el trabajo remunerado cuando tuvieron su primer hijo. Su formacion, por lo general, era poco cualificada, su salario muy bajo, y, al no disponer de recursos, querían quedarse casas para el cuidado de los niños. A estas mujeres se les niega la posibilidad de tener por si mismas, y no por su condición de esposas o viudas, una pension. Creemos que es una medida justa, y no supondría una quiebra del sistema público de pensiones, pues habría mayores ingresos porque ingresos porque se podrían incorporar de manera voluntaria más de cinco millones de posibles cotizantes. Pero también hay que destacar la famosa ley de conciliación de la vida laboral y familiar -una farsa-, que se limita a regular los permisos de maternidad, ampliando de cuatro a diez las semanas que puede tomar el hombre, pero restándoselas a la mujer. La mujer necesita el tiempo previsto después del parto, y los hombres deberían contar obligatoriamente con su propio tiempo para asumir la responsabilidad que les corresponde.

El P.P. no se ha planteado cómo hacer frente a los verdaderos problemas estructurales: no hay oferta de escuelas infantiles de 0-3 años, ni públicas ni concertadas, lo que limita el que una pareja se decida a tener hijos. Las medidas sobre natalidad son electoralistas, y no van a incentivar a nadie. Las 250.000 pesetas si se tienen dos hijos no cubren ni la canastilla, y no se dice cómo puede disponerse de una escuela infantil. Tampoco dicen nada de que ocurre en primaria a partir de las 16,30 h., no hay una oferta de actividades extraescolares, culturales y deportivas. El Partido Socialista propone abrir antes los centros educativos y cerrarlos más tarde; eso no quiere decir que los profes tengan que estar más tiempo dedicándose a la enseñanza de los niños, significa que en los centros educativos haya unos servicios públicos que permitan conciliar la vida laboral con el ocio, con la vida familiar y con la educación de los hijos, permaneciendo abiertos para diversas actividades. De esta manera se facilita mucho más la integracion de la mujer en el mundo laboral remunerado y en la sociedad.

El PP ha hecho propaganda, instrumentalizando a la mujer. Queremos un papel en la sociedad, pero también tenemos derecho a no renunciar a la posibilidad de formar una familia o a tener hijos. La cuestión es cuál es el sacrificio, el esfuerzo, las condiciones para conciliar ambas cosas. Hay que extender básicamente el cuarto pilar del estado de bienestar social . Ayuntamientos, Comunidades autónomas y el Gobierno deben tener una red de servicios en salud, educación, atención a niños y ancianos, atención a las personas que no tienen domicilio y niños, atencion a los ancismos que no tienen capacidad para hacer frente a sus problemas de movilidad, enfermedades...

En esta legislatura que se cierra, cuando hemos tenido la oportunidad de debatir en tres ocasiones que ninguna mujer vaya a la cárcel por interrumpir voluntariamente su embarazo, ha salido lo más conservador y recalcitrante de la derecha, diciendo que la izquierda y el movimiento feminista eramos unos asesinos. Sus intervenciones me recordaban los disparates de los radicales de "pro-vida". La derecha ha impedido que en esta legislatura se pudiese aprobar la reforma de la Ley del aborto. La llevamos en nuestro programa, la sociedad, incluidas mujeres que votan a la derecha, están convencidas de que no tienen que ir a la cárcel ni ellas ni sus hijas si se ven en la situación de tener que abortar. Abortar no es frívolo ni divertido, para toda mujer es una situacion muy difícil, pero la realidad es que aún hay un gran número de adolescentes o jóvenes que se quedan embarazadas en condiciones en las que no pueden o no quieren tener un hijo en ese momento. Vamos a seguir adelante con esta propuesta, socialmente aceptada hoy por la mayoría de las mujeres, independientemente incluso de si su voto es conservador o progresista.

Lo más llamativo de esta política cínica e hipócrita respecto a las mujeres ha sido el trato dado a la violencia doméstica y los malos tratos. El dinero invertido por el gobierno ha ido sólo a campañas de comunicación. Se han gastado centenares de millones diciendo que iban a tomar medidas, pero la realidad es que el Fiscal General del Estado y la Ministra de Justicia prometieron la creación de 39 fiscalías especiales para los malos tratos y que, sin embargo, no se han creado. La situación en los juzgados sigue siendo la misma. Cuando una mujer presenta una denuncia, después tiene que volver a su domicilio, inmediatamente llaman a declarar al agresor y cuando vuelve a casa ya sabe lo que la espera. Hasta que no hay muerte no vuelve a haber otro comunicado.

Esa es la realidad. No ha habido casas de acogida, se han lavado la cara limitándose a subvencionar a algunas asociaciones sociales que tiene casas de acogida, pero el Gobierno no ha creado ninguna, ni centros de atención psicológica para las madres y los hijos víctimas de malos tratos. Es un discurso muy cínico, siguen muriendo mujeres, la actuación de la justicia sigue siendo penosa, para ella basta con abrir un nuevo procedimiento.

I.S.- En realidad, ya has explicado, por contraste con la actuación de la derecha, muchas de las propuestas del Partido Socialista. ¿Quieres hablarnos de otras medidas que tengáis previstas??

D.G.H.- Queremos crear una Delegacion del Gobierno contra la violencia doméstica. Entre sus funciones fundamentales estaría la coordinación con Comunidades autónomas y Ayuntamientos de un Plan nacional de ayuda y prevención contra los malos tratos, dotado económicamente, de manera que se contemplasen pisos de acogida, alquileres baratos para que puedan salir del domicilio inmediatamente. Es necesario que la mujer no tenga que volver al "hogar" durante los meses que pueden ir desde la denucnia hasta la vista oral.

El Plan debe incluir también ayuda a la formación, atención psicológica y jurídica gratuita. A veces, el abogado de oficio no es sensible a esta problemática, y la mujer debe poder elegir otro abogado. Hace falta una reforma de la Justicia para hacerla más eficaz, más rápida. De forma preventiva, es preciso intervenir inmediatamente en las denuncias para que se tomen medidas de protección inmediatas, y en esto entra en juego la figura del ministerio fiscal, que debe garantizar los derechos publicos y las leyes.

Se trataría de una Delegación del Gobierno, al nivel de la actual Delegación contra las drogas. Pero no estaría ubicada en el Ministerio del Interior.

I.S.- Gracias Lola por tu amabilidad, y nuestro más sincero deseo de que el próximo 12 de marzo podamos librarnos del gobierno de Aznar y dar paso a un gobierno progresista.
 
 
Ir a página principal de Iniciativa Socialista