La burla negra

Pilar Pereira

Iniciativa Socialista, nº 67, invierno 2002-2003. Pilar Pereira es actriz y escritora de larga trayectoria tanto en Galicia y España como internacionalmente. Hace unos años se reincorporó al mundo cultural gallego a través del Centro Dramático Gallego. Forma compañía y presenta tres obras escritas por ella: un monólogo titulado “Ofelia sin la virtud del pudor”, “Un lunar rojo con pintitas azules” y el cabaret “Contrátenos por favor”. Ha formado parte del elenco de la conocida serie de la TVG “Rías Baixas”, aunque a raíz de su destacada presencia en la Plataforma contra la Burla Negra su personaje ha desaparecido. Hace la entrevista Enrique del Olmo.

Iniciativa Socialista.-¿Cómo nació Burla Negra?

Pilar Pereira.- Es algo muy espontáneo, parte de cuatro personas que dijeron “tenemos que hacer algo”. Empezó a funcionar el móvil y, como primera medida, entre siete personas se empezó a hablar con más gente y se convocó una Asamblea. Yo estaba en la serie, así que lo primero que hice fue hacer un cartel enorme y ponerlo en la puerta del plató: “mañana en Santiago, convocatoria de una asamblea en el Auditorio”. Se envió un mensaje a través de la Asociación de Actores. La primera asamblea fue tremenda, pensábamos que íbamos a ir 20 o 30 y fuimos más de 500, nos tuvieron que prestar una sala más grande. Esto fue a los 4 o 5 días de hundirse el barco. En esta primera asamblea se decide convocar la gran manifestación de Santiago de Compostela, y en dicha reunión ya estaba gente de Nunca Máis. Allí también se pone nombre al movimiento como Plataforma contra la Burla Negra por dos razones: era el nombre del último barco pirata gallego y además, como estaba prohibida la utilización de la denominación de marea negra en los medios controlados por la  Xunta, quisimos incidir en esto.

IS.- ¿Cómo os vinculáis a Nunca Máís?

Pilar Pereira.- Burla Negra es autónoma para profundizar al máximo la relación con su sector, con el sector artístico y cultural: actores, pintores, escultores, escritores… Hay también gente de la enseñanza, pero tienen su propio mecanismo de relación. Y desde ahí formamos parte del Nunca Máis.

IS.- ¿Además de la manifestación con qué actividades iniciasteis el trabajo?

Pilar Pereira.- Una de las primeras fue el encierro en Muxía, que no era tal encierro sino trabajar allí con la gente y ayudar a la organización de la respuesta. El alcalde de Muxía, que es del PP y acérrimo del partido por encima de los ciudadanos, sale a pedir carnets a la gente y a intentar aislar al pueblo de nosotros con el propósito de enviar a casa a la gente. En esos momentos no había nada, ni trajes, ni mascarillas, ni palas y había que proveer de todo. Y se empezó la limpieza en las playas. Decidimos ir a todas las acciones de negro y empezar a difundir el lazo negro, similar al rojo del SIDA.

IS.- ¿Y la reacción de la Xunta y las empresas culturales?

Pilar Pereira.- No pensaban que la movilización iba a tener la dimensión que iba a tomar. Al propio Fraga, ante la manifestación de 250.000 personas con un aguacero impresionante, la única frase que se le ocurre decir es “250.000 son muchos, pero en la casa quedaron más”. Ahí empezaron a “acojonarse” y en 5 días organizamos la manifestación de los músicos, y de nuevo fuimos desbordados, habíamos quedado en la explanada de la estación del tren y ya la gente no podía ni acercarse, no se podía andar. Allí la creatividad también desbordó, empezaron a cambiarse la letra de las canciones tradicionales gallegas y se difundía fotocopias con las nuevas letras críticas; otros artistas ofrecían tiras cómicas. Surgió también la propuesta de los artistas plásticos de que cada uno aportase un cuadro para hacer una quema pública como señal de protesta.

El eje de la Xunta ha sido el control de los medios, censura total; en los despachos, a todos los presentadores llegaban las consignas de lo que se podía decir y lo que no; tienen mucho valor los trabajadores de la TVG que empiezan a venir a las manifestaciones con su pancarta. Como se fue viendo, ante el control de los medios tuvo que ser a partir de vieros.com que se fuese informando de todo lo que pasaba cotidianamente: llegada de fuel a las playas, rechazo de voluntarios, bloqueo a los voluntarios por parte de las empresas contratadas… esto es un trabajo tremendo.

IS.- ¿Cuál es vuestro planteamiento frente a la campaña de propaganda del Gobierno central y de la Xunta: consuma productos galegos, Galicia Calidade…?

Pilar Pereira.- Sabemos que hay que diferenciar, pues hay zonas de Galicia donde todavía los productos están en buenas condiciones, pero han mentido y engañado tanto que no hay garantía en su palabra. Cada vez que la Xunta dice Galicia Calidade, decimos Galicia Calamidade, a partir de ahí se da apoyo a la gran mayoría que no puede faenar. La otra cuestión es el tema de la declaración de Zona Catastrófica, para que se tenga una política real de recuperación es necesario el reconocimiento de Zona Catastrófica, mientras esto no suceda todo van a ser medias tintas, ayuditas para calmar y ocultar cuanto antes el desastre. La Xunta dice que con 4.500 voluntarios es suficiente y esto tiene que ver con que no quieren que el tema se difunda y la solidaridad se extienda. Hay kilómetros de costa donde no llega nadie. En Europa, Aznar llegó diciendo que había sido una catástrofe ecológica pero entre otras tantas, y para no someterse a explicaciones comprometedoras prefiere ocultar la realidad. Ahora mismo hay una demanda de un Juez de Corcubión donde se implica a Cascos y a todos los de Galicia.

IS.- ¿Cómo pensáis continuar?

Pilar Pereira.- Lo fundamental es comprender que esto es una cuestión a largo plazo, el Gobierno quiere taparlo lo antes posible y nosotros debemos mantener viva la situación porque el daño es incalculable. Queremos canalizar todas las iniciativas y poderlas llevar a la práctica y tener un grupo que garantice las tareas cotidianas. En el acto celebrado en la Sala Clamores de Madrid planteé que era central que el resto de España sepa que no queremos beneficiencia, no queremos que esto sea poner un óbolo y olvidarse. Que no se dé ni un duro a la cuenta de la Xunta, en todo caso al Nunca Máis, que se sabe que va a utilizarlo bien. Para nuestras actividades hacemos tarjetas, conciertitos ... Lo primero que queremos es que se haga justicia, que todos los papeles salgan a la luz pública y se investigue. ¿Quiénes fueron los que decidieron? Ahora se tiran la culpa los unos a los otros.  Que se mantenga por parte de todos los organismos y plataformas la consigna de dimisión, porque aquí no dimite nadie. Otra iniciativa que toma cuerpo es lo de los billetes; que en los billetes cada persona escriba una frase como Dimisión Fraga, o Dimisión Aznar..., andan por toda España y alguno les caerá a los del Gobierno.