Ir a página principal de Iniciativa Socialista
Ir a archivo de documentos

Izquierda en Guatemala

Del levantamiento a la

pérdida del horizonte

 Gonzalo Sichar Moreno

 
Nunca perdáis contacto con el suelo; porque sólo así tendréis idea aproximada de vuestra estatura
Antonio Machado



En algunas charlas que he dado sobre Guatemala en España no era raro escuchar a algún asistente reprochar a la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) su pérdida de izquierdismo. Esto solía suceder porque a este tipo de charlas siempre vienen los de siempre: gente con preocupación social y con ánimo para luchar contra las injusticias que siguen ocurriendo en muchos puntos del planeta, pero que a veces no conocen las especificidades propias de cada Estado y miden por el mismo rasero (favorable) a todas las guerrillas. Como todas luchan contra Estados opresores, todas son "buenas". Y así pueden meter en el mismo saco a la zapatista de Chiapas y al Sendero Luminoso peruano, o las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y a sus compatriotas del Ejército de Liberación Nacional, como antes también metían al M-19 que dejó las armas hace más de diez años para intentar sin fortuna la lucha política en las urnas.

A mí modo de ver, lo terrible de la URNG actual no es su pérdida de izquierdismo. Si seguimos en ese esquema trasnochado de los años 60 y 70 de ver todo bueno en la izquierda, seguiremos justificando lo que hacían los izquierdistas de entonces: justificar todas las atrocidades de la izquierda (dictaduras en URSS, China, Cuba, Camboya, Albania; grupos terroristas como Fracción del Ejército Rojo, Brigadas Rojas; guerrillas que asesinan a cooperantes y trabajadores de ONG y a campesinos no comprometidos con los paras como Sendero Luminoso, FARC...).

El debate actual lo veo en ¿se está siendo progresista y beneficiando al pueblo o se le está perjudicando ya sea desde la izquierda o desde la derecha? Al hacernos este interrogante tampoco queremos caer en la simplicidad de algunos movimientos mayistas, de corte cada vez más nacionalista y etnicista (por usar eufemismos), que equiparan los errores de la guerrilla y del Ejército cometidos en la guerra. Pero no igualarlos tampoco nos puede llevar a ocultarlos. Aquí no me voy a centrar tanto en el periodo de la guerra sino en lo cometido después.

En Guatemala dicen o han dicho representar los valores de la izquierda PGT, FAR, EGP, ORPA, MRP-Ixim, PGT-ND, PGT-6 enero, URNG, PSD, FDNG, UNID, ANN, EDI, FNG, FDS, PSDG, CSD,... Hay algunos más, pero que por sus alianzas anteriores sería demasiado esperpéntico incluirlos también. Desde 1954 la izquierda guatemalteca estuvo ausente o cuando alcanzó el poder (1966) se comportó como la peor derecha hasta entonces, aunque sus crímenes fueron superados por los sucesivos gobiernos militares y alcanzaron su mayor cuota de asesinatos con el gobierno del "progresista" general Ríos Montt, candidato a presidente en 1974 por la coalición de "izquierdas" DCG-FURD-PRA y considerado por muchos padre de la democracia actual al "sentar las bases" en 1982.

Para un país sin una izquierda real desde 1954 hasta 1995, año en que se presentó a las elecciones el FDNG como iniciativa popular (aunque pronto la guerrilla coptó), tantas siglas son demasiadas para ocupar un espacio tan pequeño. No debemos olvidar que pese a quien pese, ahora en Guatemala la izquierda tiene una representación únicamente del 10%, frente a más del 60% de la extrema derecha y el 30% restante pertenece a derechas más o menos reaccionarias.

Es ridículo tanto partido político en torno a un espacio político tan débil en la actualidad. Se dice que con un PAN desgastado y dividido y con un FRG que en un año ha conseguido desilusionar más que los cuatro años del gobierno anterior, las próximas elecciones serán las de la oportunidad para la izquierda. Pero con una izquierda tan dividida (y lo peor, sin proyecto que ofrecer) lo más probable es que algún "nuevo" proyecto de derechas gane las elecciones (léase Partido Unionista Guatemalteco, Partido Solidaridad Nacional, Centro Renovador Democrático o alguna otra formación todavía por surgir).

¿Cuál es la alternativa para la izquierda? Lo normal es que respondamos rápidamente, que dejen sus pequeñas diferencias y que se unan en pro del pueblo humillado por tanto tiempo. ¿Pero bajo la simple etiqueta de izquierda todos son parecidos? A los que creemos en una izquierda que priorice la defensa de los Derechos Humanos, del medio ambiente, de las clases y etnias desfavorecidas, de la mujer, de la democracia, y en fin, los que tenemos una visión progresista de la política sí nos parece que no todas las formaciones políticas que se amparan bajo la etiqueta roja de la izquierda (en Guatemala y en otros estados) son iguales.

El lector conocedor de la historia guatemalteca puede ver rápidamente que de las 17 siglas señaladas arriba, 8 ya no existen -PGT, FAR, EGP, ORPA, MRP-Ixim, PGT-ND, PGT-6 enero, PSD-, ¿realmente no existen todos?

Cierto es que las escisiones PGT-6 enero y MRP-Ixim -de PGT y ORPA respectivamente- se disolvieron por las labores de la contrainsurgencia y que el PGT-ND prácticamente está integrado por una persona, pero en el seno del partido URNG se mantienen las tensiones PGT-FAR-EGP-ORPA y al menos también dentro del EGP. Repasemos un poco la Historia.

La URNG surgió el 7 de febrero de 1982 como coordinadora de los cuatro grupos guerrilleros más importantes del país (PGT-ND, FAR, EGP y ORPA). Pronto se expulsaría al PGT-ND para dar ingreso al "legítimo" PGT , el del Comité Central. No obstante, el primer antecedente indirecto de la URNG data del 28 de septiembre de 1947, cuando José Manuel Fortuny y otros jóvenes activistas de orientación comunista crean la Vanguardia Democrática Guatemalteca (VDG) dentro del PAR. En 1949, sacó a sus seguidores del PAR y creó el Partido Comunista Guatemalteco (PCG) pero el surgimiento del Partido Revolucionario Obrero Guatemalteco (PROG), dirigido por Víctor Manuel Gutiérrez, no consolidó al PCG como hegemónico entre los comunistas guatemaltecos. En noviembre de ese año, Gutiérrez acudió a la Federación Sindical Mundial (comunista) como miembro de la Confederación General de Trabajadores Guatemaltecos (CGTG) en Berlín y luego pasó dos meses en Moscú y en otros países del Telón de Acero. A su regreso anunció la disolución de su partido y dijo a sus miembros que ahora eran "absolutamente libres de escoger su propia orientación política. Pero el Comité Central se toma la libertad de recomendar a los camaradas que se unan al Partido Comunista de Guatemala" (Schlesinger y Kinzer 1986:70). En 1952, en el II Congreso del PCG adoptó el nombre de Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT) para facilitar su legalización.

Tras el fracaso del levantamiento de unos pocos oficiales, suboficiales y soldados el 13 de noviembre de 1960, surge el Movimiento Revolucionario 13 de Noviembre (MR-13). Poco después el PGT, en su III Congreso, preconiza "la utilización de todas las formas de lucha" y un año más tarde aprueba una resolución en apoyo de la lucha armada como una posibilidad real de acceso al poder y comienzan a crearse grupúsculos guerrilleros con más intención que preparación militar. La articulación de todos ellos dan lugar al primer grupo guerrillero que ocasionó bajas importantes al Ejército: las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR). En 1968 se dio la primera división fuerte de la guerrilla al desautorizar las FAR al PGT y al crear éste las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR II).

La distinta concepción política y militar de los diferentes líderes guerrilleros se hizo patente al nacer el Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP) y la Organización del Pueblo en Armas (ORPA) al comenzar los 70. Ambos incorporaron al indígena como sujeto de la revolución (antes había ya indígenas pero no se contemplaba la problemática específica maya en la lucha, convirtiendo al indígena en un objeto como podía serlo el indígena soldado gubernamental). El EGP lo hizo de forma masiva descuidando a sus bases en las brutales envestidas del Ejército y la ORPA no trabajó tanto la organización de masas. Estos dos grupos nacen, pues, de sus discrepancias con las FAR y PGT y a lo largo de los 80 y 90 alcanzarían mayor poder político y militar que sus antecesores.

Sobre la dura lucha intraguerrillera aquí no podemos detenernos pero lo trabajamos en otros estudios más amplios (Sichar 1999).

Tras la firma de la paz y caminar hacia la constitución de un partido político, se dio un primer paso con la autodisolución, a partir de febrero de 1997, de los cuatro grupos que conformaban la URNG para integrar a sus militantes directamente en ella. Primero lo hicieron EGP y FAR y luego PGT y ORPA. La Junta Directiva Provisional electa fue: presidente, Ricardo Ramírez (Rolando Morán en el EGP); vicepresidente, Jorge Soto (Pablo Monsanto en las FAR); secretario de actas, Ricardo Rosales (Carlos González en el PGT); vocales,:Francisco López, Enrique Corral, Pedro Pablo Palma Lau, Estela Maldonado, Pablo Ceto, Luis Santacruz, Arnoldo Villagrán, Celso Humberto Morales, Gregorio Chay, Wilson Romero y Adrián Zapata.

El fallecimiento de Ricardo Ramírez, el 11 de septiembre de 1998, fue un duro revés para la recta final de la legalización de URNG, que no llegaría hasta el 18 de diciembre de 1998. Jorge Soto es nombrado Secretario General y las FAR se ven fortalecidas en detrimento del EGP y especialmente de ORPA tras el grandísimo error político del secuestro de la señora Novella por el comandante Isaías -que detallamos en Sichar (1998:141-142)- del que se sigue sin saber su paradero.

La democratización interna necesaria para ser un partido progresista, y no sólo de izquierdas, se complicó por la influencia cada vez más grande de las FAR dentro del partido, y pronto le pasó las primeras facturas: pérdida de apoyo popular y simpatizantes, alejamiento de los sectores mayas y entrar en disputas inmediatamente con el FDNG.

La advertencia pronunciada el 19 de mayo de 1999 por Jorge Soto acerca del posible surgimiento de un grupo "indígena" armado como consecuencia de la derrota de las Reformas Constitucionales en las urnas y la respuesta que recibió de Rosalina Tuyuc totalmente opuesta a sus planteamientos pone de manifiesto que al sector de la URNG que militó en las FAR le sigue costando acercarse a la cosmovisión maya. Para estos comunistas, como para los del PGT, el problema de Guatemala es "sólo" la pobreza, como me dijo un exmilitante del PGT y actual dirigente de URNG, a pesar de que pocos días antes el PNUD había reflejado en su Informe de Desarrollo Humano 2000 los otros problemas de exclusión social como ser indígena, de área rural, mujer, niño o anciano.

El de 12 de febrero de 1999 FDNG, URNG, DIA y los disidentes guerrilleros de UNID crean la Alianza Nueva Nación (ANN) y postulan a Álvaro Colom como candidato presidencial, a pesar de ser uno de los máximos responsables de que las maquilas hayan llegado a Guatemala "para crear puestos de trabajo". Esa luna de miel de la izquierda duraría menos de medio año. La URNG -léase FAR sobre todo- intentó crear un clima insostenible con el FDNG impidiendo la reelección de sus diputados. Lo que parecía ser un principio de pureza democrática, se convertía en desaprovechar toda la experiencia de estos 6 diputados y comenzar la Legislatura desde cero, echando por tierra todo el trabajo para el que se creó el FDNG en 1995. Todos los diputados del FDNG, algunos más a regañadientes, lo aceptaron por el bien de la Alianza. Después la URNG presiona contra la candidatura a vicepresidenta de Rosalina Tuyuc. Y por último, como el FDNG siguió en ANN, presionó para su expulsión aludiendo a la presencia derechista del PR y de Arriaga para no alejar a los potenciales votantes mayas.

En esta expulsión hay quien ve una simple disputa por el reparto de los puestos, el mal de todas las coaliciones tradicionales de Guatemala. De esto hay bastante pero también existen problemas de mayor fondo.

La excusa de sacar al FDNG era la presencia del derechista Rafael Arriaga poco acostumbrado a consultar con la base. Con ello no le faltaba razón pero probablemente pesase más la mala relación de Pablo Monsanto con las bases mayas del FDNG y la influencia de ORPA en ese Frente.

Cuando en 1995 se creó el FDNG fue porque la URNG vio que los espacios políticos se iban abriendo y que para las elecciones de 1999 casi seguro que habría paz y que entonces podrían participar. Era absurdo no aprovechar esos espacios y debían crear una plataforma política para no presentarse en 1999 desde cero. Entonces surgió la idea de hacer este Frente pero los trámites de inscripción de un partido político eran demasiado largos como para llegar a tiempo a las Elecciones de 1995. Entonces lo primordial era poder participar, las siglas no importaban tanto. Fue cuando Rafael Arriaga les ofreció el número de registro del PR renunciando a sus siglas. De esta manera el PR también se beneficiaba al acercarse al sector de población para el que se fundó en 1957 y limpiaba sus imagen ensuciada por su apoyo a Lucas García y coaligarse en más de una vez con lo más ultra de la derecha (MLN, PID). Pero la idea del FDNG era ser abierto a otros sectores progresistas no revolucionarios, con lo que fue entrando otra gente alejada de la URNG. Tenemos, por tanto, tres sectores marcados en el Frente: el del PR, con algunos rasgos reaccionarios; el de la URNG, con mayor influencia de ORPA y del EGP; otros sectores progresistas que no participaron ni apoyaron la lucha armada.

La mayor entrada de gente de ORPA y EGP se debió a que habían creado más organizaciones de masas que las FAR y PGT y a que su peso político-militar y territorial era mayor. La URNG no contó que al crear un frente político nuevo podría tomar vida propia y no seguir al pie de la letra las directrices de la Comandancia.

La dirigencia de la URNG sabía que la población guatemalteca está cansada de los partidos políticos tradicionales y que quiere algo nuevo. Por eso aseguró antes de convertirse en partido político que los comandantes ya cumplieron su cometido en la guerra y que ahora les toca a las nuevas generaciones dirigir el rumbo de la URNG y quizá en un futuro el del país. La realidad fue que sólo se debatió en cuál de los cuatro comandantes sería el líder del partido. El "caso Novella" fulminó políticamente a Gaspar Ilom, y la muerte de Rolando Morán (entusiasmado de la idea unitaria de la URNG) dejó el camino libre a Pablo Monsanto, con lo cual se impone en la URNG la línea más antigua y marxista (es decir, la que no tiene en cuenta el factor étnico -ya ni hablemos del tema de la mujer- en su lucha política) de la guerrilla, que además era minoritaria en los '90.

Jorge Ismael Soto no sólo ha intentado imponer a su grupo en la URNG sino también en la ANN para, en lugar de convertirla en una coalición de izquierda plural, hacerla plataforma electoral de la URNG con meros partidos comparsa sin el poder suficiente para restarle hegemonía a la exguerrilla. El único que podía hacer sombra a la URNG, y a las tesis de las FAR, era el FDNG con gran presencia maya y de las antiguas organizaciones guerrilleras mayoritarias. La solución para Monsanto era expulsar al Frente. Y cuando la convivencia URNG-FDNG se hizo imposible, los miembros de los exintos EGP y ORPA, por disciplina de partido, apoyaron a los primeros.

La bajeza política de URNG ha caído en picado por errores mayores y no sólo políticos, sino también éticos. Las declaraciones de Arnoldo Noriega contra compañeros del EGP a los que acusa de querer vender una isla mexicana para recomponer ese grupo -suponemos que se refiere a estructurar un partido político con el núcleo exclusivo del EGP, no a que vayan a volver a las armas- destapó también su presunta violación reiterada a una hijastra y que por años tuvo conocimiento el Comité Ejecutivo Nacional de la URNG guardando pulcro silencio. Este resquebrajamiento de la antigua insurgencia ha provocado la huida despavorida de quienes no estaban acostumbrados a la dictadura de los comandantes. Álvaro Colom se marcha de la Alianza y acelera la creación de su partido, al que llama Encuentro Democrático de Izquierda (EDI) a pesar de que, en declaraciones a Prensa Libre el 17 de abril de 1999, no se considera "ni de izquierda ni de derecha". Después de su marcha, todos los esfuerzos de los líderes guerrilleros para convencer a sus militantes de que "en la coyuntura actual no hace falta ser revolucionario para llevar a cabo la revolución" y de que Colom es bueno se revierte: "Colom es un traidor y un ambicioso que cree que los votos de la ANN se deben a él y no a la URNG".

En esta lucha contrarreloj por hacerse con el centro-izquierda también se encuentran los socialdemócratas (CSD, PSDG) que quieren ganarse la legitimidad de tal nombre para recibir fondos de los hermanos socialdemócratas mayores de Europa y de la Internacional Socialista que se quedó sin guatemaltecos al desaparecer el vacilante PSD que de integrar el FDCR (izquierda) pasó a participar en el Gobierno de Serrano Elías (extrema derecha) y a coaligarse con la DCG y UCN (centro-derecha).

Dijimos que la izquierda progresista debe defender el respeto de los Derechos Humanos. Según mis propias investigaciones (Sichar 2000) el EGP cometió 41 de las 46 masacres imputadas a la guerrilla. Investigaciones posteriores me confirman que participaron en 5 más. Si bien, también concluyo que las fuerzas gubernamentales cometieron más de 1000 y que, así como el Ejército tenía una política sistemática e indiscriminada de ataques a la población, las masacres de la guerrilla se deben a errores (según ellos de cuadros intermedios). Pero si son errores sobre el terreno y no hubo planificación desde la cúpula, ¿dónde está el castigo para los ejecutores? ¿Por qué no se tomaron medidas disciplinarias contundentes a los que ordenaron y participaron en la masacre de Chacalté (Chajul, El Quiché) por sólo mencionar la más grave donde mataron a más de 75 personas incluyendo niños? ¿Por qué, en cambio, se han ajusticiado impunemente a miembros del EGP escapados del Ejército y acusados por la guerrilla de haber pactado con los militares para ser orejas a cambio de la libertad? ¿Por qué a sospechosos de haber participado en ajusticiamientos internos en Nicaragua se les ha premiado incluyéndolos en el listado al Parlamento Centroamericano? ¿Por qué la URNG va a defender a guerrilleros acusados de cometer masacres contra población civil si fueron errores individuales y no ordenados desde la Comandancia? ¿Por qué caen en el error del Ejército que defiende institucionalmente a soldados que comentieron masacres producidas por "algunos excesos de ciertos militares que desobedecieron las órdenes de respetar a la población civil" que se refleja el Plan de campaña "Victoria 82"?

También mencionamos que la izquierda progresista debe defender el medio ambiente. ¿Por qué en las manifestaciones sindicales o campesinas se continúan quemando llantas siendo una de las formas peores que tiene un solo individuo de atacar a la madre tierra?

No nos olvidemos que los progresistas también defienden los derechos de la mujer. ¿Por qué en la URNG continúan algunos altos cargos ofreciendo de modo coercitivo "favores" a mujeres -en el mejor de los casos, porque en otros ni siquiera las "recompensan"- a cambio de "sus encantos sexuales"?

¿Por qué diputados revolucionarios con sueldos de alta burguesía no se comprometen a mantener ciertos gastos mínimos de las sedes de su partido y los militantes de escasos recursos que trabajaron regalado y duramente en la campaña para llevar a su candidato al Congreso son los que tienen que hacer sacrificios al estilo de los que los empresarios y terratenientes obligan a sus asalariados? ¿Por qué la URNG no paga puntualmente a sus secretarias ni si quiera el mísero salario que ofrecen y, sin embargo, las prometen subidas salariales "el año que viene"?

¿Por qué las fundaciones revolucionarias no se preocupan por los que lucharon duramente y casi sin armas a comienzos de los 80 y han quedado en el olvido para los políticos? No hay que olvidar que guerrillero no es sólo el que portaba un arma el 29 de diciembre de 1996 como estableció el "Acuerdo sobre Bases para la Incorporación de URNG a la Legalidad", y si no que se lo pregunten a los que quedaron inválidos o a los que perdieron seres queridos por haber estado en la guerrilla o por ser campesinos mayas, que para la racista Política de Seguridad Nacional no había mucha diferencia.

¿Por qué en la URNG se sigue sin admitir la crítica constructiva? ¿Por qué todavía muchos de sus miembros que estuvieron alzados en armas creen estar en un standing más alto que los progresistas que se acercan a la ANN y que nunca creyeron en lo positivo de usar las armas ni aún en épocas de espacios políticos bloqueados?

Una Alianza que dejó comerse su discurso político por el populismo portillista, que se arropó en lo más arcaico de la URNG, que se alejó del movimiento maya, que aunque reconoce institucionalmente errores en la guerra -no como el Ejército cuya única voz disonante, la del coronel Otto Noack, le valió 30 días de arresto- no ha dado la más mínima muestra de propósito de enmienda clarificando quiénes y dónde se excedieron en su "lucha revolucionaria", cayendo en hipocresías similares al reconocimiento de errores del pasado por parte de la Iglesia argentina o vasca pero sin ningún resarcimiento a las víctimas, no es una izquierda progresista y me atrevería a decir que ni siquiera es una izquierda con futuro.

Recordemos que el FRG ganó las pasadas elecciones porque desde el día que asumió la presidencia Álvaro Arzú comenzó la oposición. ¿Ahora hay oposición de la ANN?, si hasta todos menos dos de sus diputados -una de ellas además no es de la URNG- han votado junto con el FRG la remodelación de la ley sobre bebidas alcohólicas, echando así un túpido velo a uno de los mayores escándalos políticos de la Guatemala democrática.

La situación actual de la izquierda guatemalteca quizá esté peor que cuando era ilegal. Pareciera que ha tocado fondo y que peor no se puede estar, pero todavía es capaz de hacer gala de la célebre frase de Federico II de Prusia, "ninguna situación es tan grave que no sea susceptible de empeorar".

La izquierda internacionalista antiglobalización pretende que desaparezcan FMI y BM "porque están tan podridos que es imposible su reforma". Con una izquierda todavía liderada por URNG, habría que pensar si para su purificación sería mejor dejar morir a esa organización nacida por la necesidad de la estrategia militar. En estos momentos para construir en Guatemala una izquierda progresista habría que cambiar tantas cosas de la izquierda política actual que seguramente a esos renovadores no les gustaría cargar con el peso de unas siglas con demasiados errores históricos. Lo más probable es que los que han estado siempre callados en la izquierda guatemalteca algún día, y no muy tarde, comiencen a hablar con valentía para poder conformar una coalición amplia, progresista, plural y, por su puesto, sin URNG. Aquí no hay que temer tanto al "divide y vencerás" que podría aprovechar la derecha, sino que habría que poner en práctica "más vale estar solo que mal acompañado".

Cuando impartía clases de Sociología en la Universidad Autónoma de Madrid, preguntaba a mis alumnos: ¿se puede ser conservador y de izquierdas o progresistas y de derechas? Sobre lo segundo no lo tenían muy claro, sobre lo primero no dudaban que sí. URNG sería un ejemplo. Artículos como éste llevará a pensar a muchos reaccionarios cercanos a la exguerrilla a pensar que quien escribe esto tiene fobia a los procesos de liberación nacional llevados a cabo en América Latina (por cierto, con sus respectivos fracasos, salvo los primeros años de Cuba y Nicaragua). En nada tendrán en cuenta como mis investigaciones sobre la guerra (en tiempos de alta y en los de baja intensidad) en Guatemala siempre han concluido objetivamente que el Ejército y la derecha han cometido abusos muchísimo más desproporcionados que la guerrilla. Eso no quita que se mencionen, reprochen y denuncien los cometidos por ésta. También he manifestado que en la actualidad, en Guatemala, la forma y los métodos en como tienen los partidos dominantes de resolver los graves problemas socioeconómicos y políticos del país me parecen menos correctos que incluso los que plantea URNG. Pero estar de acuerdo en que aquello está peor no me quita el derecho a pensar que esto tampoco está bien.

Bibliografía

- Schlesinger, Stephen y Stephen Kinzer (1986, 3ª ed.). Fruta amarga: la CIA en Guatemala. Madrid: Siglo Veintiuno.

- Sichar, Gonzalo (1998). Guatemala: ¿contrainsurgencia o contra el pueblo?. Crónica de una guerra no declarada. Madrid: H+H.

- Sichar, Gonzalo (1999, 2ª ed.). Historia de los Partidos Políticos Guatemaltecos: Distintas siglas de (casi) una misma ideología). Chimaltenango: Nojibísa.

- Sichar, Gonzalo (2000). Masacres en Guatemala. Los gritos de un pueblo entero. Guatemala: Grupo de Apoyo Mutuo (GAM).

- Solórzano, Mario (1999). "Reflexiones sobre la democracia", en Guatemala: las particularidades del Desarrollo Humano, pp.13-76. Guatemala: F&G Editores.

Siglas utilizadas

ANN: Alianza Nueva Nación; CSD: Convergencia Social Demócrata (en formación); DCG: Democracia Cristiana Guatemalteca; DIA: Desarrollo Integral Auténtico; EDI: Encuentro Democrático de Izquierda (en formación); EGP: Ejército Guerrillero de los Pobres (autodisuelto); FAR: Fuerzas Armadas Rebeldes (autodisueltas); FDCR: Frente Democrático Contra la Represión (autodisuelto); FDNG: Frente Democrático Nueva Guatemala (borrado); FDS: Frente Democrático Solidaridad (en formación); FNG: Frente Nueva Guatemala (en formación); FURD: Frente Unido Revolucionario Democrático (cambió de nombre, FUR) ; MLN: Movimiento de Liberación Nacional (borrado); MRP-Ixim: Movimiento Revolucionario del Pueblo Ixim (aniquilado); ORPA: Organización del Pueblo en Armas (autodisuelta); PAR: Partido Acción Revolucionaria (desaparecido por escisiones); PGT: Partido Guatemalteco del Trabajo (autodisuelto); PGT-ND: Partido Guatemalteco del Trabajo Núcleo de Dirección; PGT-6 enero: Partido Guatemalteco del Trabajo 6 de Enero (aniquilado); PID: Partido Institucional Democrático (borrado); PR: Partido Revolucionario (cambió de nombre, FDNG); PRA: Partido Revolucionario Auténtico (cambió de nombre, PSD); PSD: Partido Socialista Democrático (borrado); PSDG: Partido Social Demócrata Guatemalteco (en formación); UCN: Unión del Centro Nacional (borrado); UNID: Unidad de Izquierda Democrática (en formación); URNG: Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca. Los partidos borrados son los que no consiguieron el número mínimo de votos que la ley contempla.
 
Ir a página principal de Iniciativa Socialista