Iniciativa Socialista (portada) Otra forma de gobernar

Trinidad Jiménez


Iniciativa Socialista, número 68, primavera 2003. Trinidad Jiménez es candidata a la Alcaldía de Madrid por la FSM-PSOE en las elecciones de 25 de mayo de 2003. Entrevistada por Enrique del Olmo.


Iniciativa Socialista.- Las próximas elecciones municipales y autonómicas se producen en un momento de tensión internacional que baña toda la vida política. El PP quiere hablar sólo de temas municipales y olvidar la guerra para no dañar aun más su imagen.  ¿Cómo abordas tú esta situación tan especial?
Trinidad Jiménez.- Es cierto que el conflicto con Irak y la posición a favor de la guerra del PP condicionan el debate político actual. Los ciudadanos saben ya cuál es la postura del PSOE. Los socialistas estamos en contra de la guerra por considerarla injusta, porque se hace en contra de la mayoría ciudadana, tal y como han manifestado los madrileños multitudinariamente, la última vez, el pasado 15 de marzo. Por tanto, la postura de los socialistas es clara: un “no” rotundo a la guerra. Dicho esto, desde el primer momento he querido hablar de aquellos temas que más preocupan a los ciudadanos, de los problemas que afectan diariamente a los madrileños en materia de vivienda, seguridad, servicios sociales, empleo o políticas de familias. Por esta razón estoy en el empeño de recorrer Madrid, barrio a barrio. Porque estoy convencida de que la política se hace con la gente, estando cerca de los vecinos, siendo sensible a sus demandas. Otros, en cambio, no parecen contar con los madrileños a la hora de hacer política. Si no, mira lo que está ocurriendo con la vivienda, la seguridad, los mayores o las mujeres.

IS.- Desde 1989  viene gobernando en Madrid la derecha y por tres legislaturas bajo la vara de mando de Álvarez del Manzano. ¿En qué ha convertido Madrid la derecha y por qué es necesario un cambio de gobierno y de rumbo?
TJ.- Permíteme que responda con otra pregunta: durante estos años ¿cuál ha sido la prioridad estratégica del PP para Madrid? ¿En qué ha querido convertir nuestra ciudad? Tras doce años de gobierno, los madrileños lo desconocemos. En mi opinión, no ha existido visión estratégica a medio y largo plazo, y no se ha sabido (o querido) encauzar el caudal de energía y creatividad de sus ciudadanos. El PP, con su política, ha conseguido situar Madrid en la indefinición, donde se adivina su potencial pero no se facilitan los cauces que den vida a ese dinamismo. El cambio se hace, por tanto, necesario. Y sólo se conseguirá con personas que entiendan la política de otra forma, más sensible a las demandas de los ciudadanos, más próxima y comprometida en la resolución de los problemas de la gente. Esta nueva forma de entender la política y la ciudad es lo que ofrezco a los madrileños. No necesitamos recambios, los madrileños exigen un verdadero cambio, y eso es lo que ofrecemos desde el PSOE.

IS.- De forma muy sintética. ¿Cuales serían tus tres principales mensajes a la ciudadanía madrileña?
TJ.- Un compromiso para mejorar el nivel de vida de los ciudadanos. Más seguridad en nuestras calles. Convertir Madrid en una ciudad sostenible, más habitable, con viviendas para jóvenes, con más espacios públicos de encuentro. Mi objetivo, en fin, es situar a Madrid donde merece estar: entre las mejores ciudades de Europa y el mundo.

IS.- En estos días las diversas ofertas de los candidatos parecen una subasta de quién hace más km. de metro, más hospitales, dedica más a servicios sociales, y con quién Madrid puede ser Olímpico. Estas promesas, en general, son contempladas con un enorme escepticismo por los ciudadanos, sin embargo. ¿Qué cinco iniciativas o programas sirven para identificar tu propuesta?
TJ.- Permíteme que discrepe. Las propuestas que presentamos a los madrileños son serias, rigurosas y están estudiadas hasta el mínimo detalle, incluido el aspecto financiero. Dicho esto, me preguntas por cinco propuestas que pudieran identificar mi candidatura. En primer lugar, queremos apostar por la cultura para todos, de ahí que hayamos propuesto el Centro Cultural Plaza de Colón, un proyecto abierto, que supondría recuperar para la ciudad una plaza hoy inutilizada, y cuyo coste es menor que uno sólo de esos túneles que ha prometido Gallardón. En segundo lugar, el cierre al tráfico privado de la Casa de Campo, patrimonio de los madrileños que en la actualidad está insoportablemente degradado. En tercer lugar, el 45% del suelo público urbanizable se dedicará a vivienda protegida bajo distintas fórmulas (de protección oficial, alquiler o de precio tasado). En cuarto lugar, ampliación del intercambiador de Moncloa y remodelación de los accesos de la carretera de La Coruña. Por último, crear un consorcio financiero local que encuentre vías de financiación alternativas a los emprendedores que deseen poner en marcha una idea o proyecto.

IS.- ¿En qué se concreta eso de "otra forma de ser, otra forma de gobernar"?
TJ.- Fundamentalmente, en gobernar con la gente, no a espaldas del sentir ciudadano. Hay que convertir el Ayuntamiento de Madrid en una institución abierta, participativa, donde el ciudadano sea escuchado y participe en la definición, elaboración y control de las políticas realizadas. El Ayuntamiento debe ser lo más próximo posible al vecino del barrio; por eso, para que la voz del ciudadano sea escuchada, proponemos descentralizar las funciones ejecutivas dando más presupuesto a las juntas de distrito. Finalmente, los ciudadanos deben conocer cuáles son las prioridades del Ayuntamiento para su ciudad. Los socialistas lo tenemos claro: queremos convertir a Madrid en una ciudad más habitable, más segura y más innovadora. Queremos competir con las mejores capitales del mundo, de igual a igual.

IS.- Todo parece indicar que si la izquierda vuelve al Gobierno de la Plaza de la Villa, tú vas a ser la alcaldesa basada en el apoyo del resto de la izquierda. ¿Cómo abordas tú un proceso de gobierno desde una configuración plural de la izquierda?
TJ.- El PSOE tiene unas excelentes perspectivas de cara a las elecciones. Por tanto, aspiro a ganar y a gobernar con la mayoría suficiente. Sin embargo, aunque ganara con esa suficiente mayoría, siempre buscaré el consenso y el pacto con el resto de partidos políticos en todos aquellos temas que de verdad importan a los ciudadanos, que afectan a su vida diaria. Así entiendo la política, y ese es mi anhelo y mi compromiso con Madrid y los madrileños.

IS.- A pesar de tu ascenso electoral inobjetable, Gallardón sigue apareciendo a los ojos de la mayoría de la población como un candidato imbatible. Incluso en la última encuesta sigue apareciendo como el candidato más valorado. ¿Cómo piensas cambiar esta sensación de imbatibilidad y ser tú la que le sustituya en la condición de favorito de la gente?
TJ.- En la política, como en la vida, no hay nadie imbatible y mucho menos imprescindible. Aspiro a gobernar y a ganar las elecciones. Por eso me presenté y por eso visito día a día los barrios de Madrid, me reúno con los empresarios y sindicatos, con las asociaciones, comerciantes o colectivos varios. Y, cada día que pasa, me doy cuenta que los madrileños quieren y desean ese cambio, esa nueva forma de entender la política. Hay partido, tal y como muestran las encuestas, y aspiro a ganarlo.