Alto a Bush
Wilebaldo Solano

Iniciativa Socialista, nº 67, invierno 2002-2003

Wilebaldo Solano fue Secretario general de la Juventud Comunista Ibérica  en 1936 y dirigente del POUM, es el principal artífice e impulsor de la Fundación Andreu Nin (http://www.fundanin.org)

Entramos en el año 2003 en un clima de alta tensión internacional. Parecía bastante claro que Bush y su gobierno estaban decididos a pasar por encima de las Naciones Unidas y a desencadenar un conflicto armado contra Irak. Y ahora resulta que la locura de Washington parece tomar mayores proporciones y se amenaza con un posible ataque contra Corea del Norte. Ciertos dirigentes norteamericanos no han vacilado en declarar que el gobierno de los Estados Unidos puede desencadenar y ganar al mismo tiempo las dos guerras: contra Irak y contra Corea del Norte. Pocas veces en la historia ha sucedido algo semejante. Y hay que esperar que, esta vez, tampoco sucederá.

Con el comienzo del año ha sonado la hora de la gran movilización contra las "guerras preventivas" y contra los juegos políticos oscuros y los tráficos de misiles sorprendentes (Corea), que la propia diplomacia yanqui ha revelado al explicar el "incidente" en que intervino la Marina española. El movimiento obrero, las fuerzas sindicales y políticas, los animadores de la lucha contra la "globalización" neoliberal, los grupos de solidaridad, los intelectuales de izquierda, y en particular los que ya se han manifestado en los Estados Unidos, tienen la obligación de oponerse a una guerra imperialista injusta que cuenta ya con la hostilidad evidente de millones de personas en todos los países del mundo.

La resistencia a la guerra tiene que ser una ocasión para explicar la crisis y los enormes desequilibrios del régimen capitalista moderno y favorecer el renacimiento del movimiento obrero y de las fuerzas que no renuncian a la transformación del mundo y a la perspectiva del socialismo.